Archivo de la etiqueta: Red Cecoseola

Reflexiones de fin de año (2016). Por Gustavo Salas

bandera_venezuelaBarquisimeto, Venezuela

A continuación les compartimos este escrito que nos envió con mucho cariño Gustavo Salas, integrante de la Red Cecosesola, quien fue en compañía de Tere Correa parte de las actividades del Festival Internacional Conviviendo Sin Fronteras.

Gracias Gustavo y Tere por haber sido parte de esta hermosa historia disfrutada en la FIC_1comunidad de La Carpio el pasado diciembre.

Acá el escrito:

Vamos siendo un sentimiento:

Nos mueve el querer construir relaciones muy diferentes a las existentes en las sociedades actuales. Partimos de la intención de convivir en el respeto, construyendo relaciones de responsabilidad, confianza, equidad y apoyo mutuo, en síntesis, en ir siendo éticos. Por lo cual no se trata de un modelo a copiar ya que los sentimientos no se pueden ni imponer ni calcar.

Intentamos ir trascendiendo las relaciones sectarias de acumulación individualista de poder, riquezas y conocimientos, alimentando la esperanza de que otro mundo es posible en cuanto vamos generando un proceso de transformación cultural en los deseos que nos mueven.

Vacíos de poder:

En nuestro proceso vamos eliminando las estructuras formales de poder, lo cual va creando un vacío. Y en cuanto no exista un correspondiente proceso de transformación en nuestros deseos individualistas, este vacío rápidamente es llenado por intereses que pueden tener poco o nada que ver con construir relaciones éticas. Esta usurpación del poder se puede dar a título personal o por grupos que se forman a conveniencia de intereses particulares. Por lo cual, es fundamental el ir llenando los vacíos de poder con criterios colectivos que van siendo coherentes con el deseo de vivir en relaciones de respeto. Estos criterios conforman la base de una disciplina colectiva que enmarca nuestro accionar y la toma de decisiones.

Como dos caras de una misma moneda:

La fortaleza de nuestro proceso emerge de la energía colectiva que emana de las relaciones
que vamos construyendo con base a un sentimiento: el deseo de convivir en el respeto. Se trata de un sentimiento que con el tiempo se puede ir profundizando o evaporando, inclusive sin darnos cuenta, hasta que pudiese ser demasiado tarde.

Por lo cual, en la base nuestra fortaleza (los deseos que nos mueven) también se encuentra nuestra debilidad. Debilidad o fortaleza dependen de las cualidades de las relaciones que van emergiendo con base a los sentimientos que predominan.

Autonomía:

FIC 2La autonomía de nuestro proceso depende fundamentalmente en ir profundizando una transformación cultural en los deseos que nos mueven, en ir trascendiendo los deseos individualistas de acumulación de poder, riquezas y conocimientos. Esta transformación es la que nos va haciendo no manipulables. Las medidas administrativas que normalmente se

recomiendan, como la autogestión financiera, no dejan de ser importantes, pero terminan siendo secundarias ante la relevancia de nuestro proceso transformador.

No es casualidad que cuando el gobierno nos incautó nuestro sistema de transporte manipuló el apoyo de muchos de los compañeros conductores de los autobuses ofreciéndole engañosamente un autobús a cada uno. No es casualidad que el gobierno mexicano intenta socavar al Movimiento Zapatista a través del consumismo.

Nuestro proceso y el Movimiento Zapatista:

Pareciera que en ambos procesos se encuentra el deseo de construir relaciones muy diferentes a las existentes en las sociedades actuales, trascendiendo las relaciones imperantes de sectarismo y de acumulación individualista de poder, riquezas y conocimientos

Ambos partimos de la intención de convivir en el respeto, construyendo relaciones de responsabilidad, confianza, equidad y apoyo mutuo, en síntesis, en ir siendo éticos.

Aunque en nuestros orígenes, en nuestras historias y en nuestras actividades concretas puedan destacarse numerosas diferencias, en las relaciones que ambos vamos construyendo existen profundas coincidencias.

No es casualidad que ambos hagamos hincapié en el valor de la palabra, en la rotación, y en el trabajo colectivo. No es casualidad que, si bien desde ambos procesos emerge una energía o fuerza colectiva, esta no se coloca en función de imponerse sobre lo demás sino más bien en garantizar la preservación, la integridad y la continuidad de los procesos que la generan.

Capitalismo, Socialismo y Cultura:

Tanto el capitalismo como el socialismo son manifestaciones de la cultura occidental. Una cultura que se mueve con base a fomentar desde la infancia deseos individualistas de acumulación de conocimientos, riquezas y poder. Por lo cual no es de extrañar, que los intentos por crear una sociedad equitativa, sin explotación, pero sin generar un profundo cambio cultural en cuanto a los deseos que marcan nuestra estructura lógica y nuestros accionar, terminen engendrando el mismo “musiú pero solo con diferente cachimbo”.

Ampliando el nosotros:

Nos iniciamos como cualquier cooperativa, como una empresa de sus socios yFIC 3 fundamentalmente para sus socios. En cuanto fuimos profundizando nuestro proceso transformador fue emergiendo una organización abierta, flexible y en movimiento donde se van derrumbando las fronteras que nos separen de los demás. Por lo cual, vamos trascendiendo el concepto de organización para ir siendo simplemente un proceso abierto, flexible y en movimiento.