Archivo de la etiqueta: Casa Museo 707

Una Casa Museo, una oficina, dos reseñas

Bandera_costa_ricaSan José, Costa Rica

Desde Mayo de 2015 tenemos la dicha de tener oficina Masayera, luego de muchos años deCasa_Museo_1 esfuerzo trabajando en las casas de quien se ofreciera. Este año no solo logramos tener oficina oficial, sino de lograr que fuera dentro de una casa, una especial casa dentro de un museo, o viceversa, para este caso da igual. Es una maravillosa alegría trabajar el accionar masayero en un lugar lleno de tanto amor, pasión y detalle. Mafe y Luis nos cuentan un poco más:

Pasión que eriza

Pasar por Casa Museo siempre va acompañado de intriga, qué pasa detrás de esos muros de concreto a los que nadie tiene acceso, es una pregunta que al igual que yo , muchos se hacen. Y cuando tienes llaves y acceso a este maravilloso lugar, la intriga aumenta, pues te ves tentado a observar más de cerca lo que de afuera no puedes ver, pero aún y así no se ve nada. Es Casa_Museo_2domingo Jean Mark y Nathalie nos invitaron al recorrido de su casa que además es un museo. Y realmente no quiero hablar mucho pero mi admiración por este lugar tiene nombres y apellidos.

Por un lado la increíble visión y pasión de Mireya Gurdián, quién con mucha paciencia diseñó este espacio a pesar de su contexto machista. Otro la paciencia, amor y nuevamente pasión de dos amantes del arte y del detalle (Nathelie y Jean Mark). Es que hay que ver cada parte de este espacio envuelto de paredes de concreto para darse cuenta que las manos que hicieron esto se bañan de paciencia, sensibilidad y una gran técnica para lograr esta maravilla que vale la pena cada uno sienta por sí mismo. Se puede oler el tiempo, la historia, se puede sentir el amor, se puede escuchar la pasión, se puede ver el detalle que deja la mirada atónita y se puede saborear un buen café con una buena compañía y unos anfitriones de lujo.

Solo escribiendo esto se me eriza de nuevo la piel y siento un nudo en la garganta, pues me encanta conocer gente que logra sorprenderme con todos los pormenores de su trabajo.

Por Mafe

A las cosas simples las devora el tiempo. Armando Tejeda

Mi primer encuentro con Casa Museo fue hace unos 10 años, mientras metían algo al garajeCasa_Museo_3 asomé la cabeza por la puerta y vi ese lugar en penumbras y deterioro. Como cualquier arquitecto, la vocación me obligaba a estar atento a cualquier movimiento, a cualquier tic, a cualquier espasmo que esa casa tuviera.

Fue hasta un año después, en el 2006, cuando se agitó y convulsionó en grande, cuando la Revista Su Casa organizó el evento Su Casa En Vivo y no tuve más remedio a pasar a visitarla. Recuerdo que era un día de diciembre, que se celebraba también el Festival de la Luz de ese año y explotaban juegos de pólvora por todo San José. Yo me tomaba un vacito de cerveza en el umbral de esa puerta hermosa con una colega que había participado de la exposición.

Ese día vi la casa adulterada a pedazos, algunas veces para mejor, las menos. Había sido sujeta de indescifrables cirugías cosméticas y liftings invasivos en todas sus paredes. No puedo decir que me fui decepcionado, era de esperarse que los arquitectos quisieran hacer gala de sus recursos. Bien.

Tuvieron que pasar unos años hasta que Jenny, (la que podría decirse, muy a su pesar de ella misma y de que me va a odiar, mi amiga más avand garde), decide pasarse a vivir al 4to piso del edificio que está justo en frente. Esto es importante que lo cuente, porque es ella quien decide llevarme a un evento organizado por sus actuales propietarios: Nathalie Robin y Jean Marc Steylemans. Es junto a Jenny, que nos topamos a Jean Marc en el tercer piso y muy contento, nos cuenta buena parte del proceso de restauración que para ese entonces llevaba 3 de los 4 años que les tomaría en concluir la restauración.

Hay que decirlo también, estamos en el tercer piso porque a Jenny se le metió que había que salir del evento y conocer la casa sin permiso. Así nos topamos de frente al dueño de la casa, que resulta ser la persona más amable del mundo. A ella le agradecemos ese atrevimiento, que nos llevaría a conocer a los que a mi criterio, son los mejores restauradores del país.

Casa_Museo_4Es de saberse que a estas alturas somos todos feligreses de los Steylemans Robins. Si alguien hay que confiarle la tarea de restaurar del capital, son ellos y firmamos los papeles que nos pongan. Desde ese día hasta hoy entablamos una maravillosa amistad que ha hecho que nos abran las puertas de su hermosa y muy minuciosamente trabajada casa. Ambos, juntos con sus hijas, se dieron a la tarea de reesculpir cada rincón de la casa hasta dejarlo como era originalmente, con leves intervenciones que fueron la resucitación cardiopulmonar del hermoso cuerpo que saliera de la mente de su propietaria original Mireya Gurdián, hace 50 años, después de haber estado en coma por 11 años.

Por Luis

Si desea conocer esta hermosa Casa Museo puede contactar directamente a Jean Mark y Nathalie y coordinar fecha de las visitas guiadas que hacen.

Todas las fotografías de este artículo fueron tomadas del facebook oficial Casa Museo 707 (La foto en toma cerrada de la columna fue tomada por Ricardo Montoya )